Mapeo y evaluación de competencias

Conocer las características de las personas que trabajan en la organización es un paso indispensable en el escenario actual, hecho de continuos cambios en el mercado y en la estructura de las profesiones.
Mapear y evaluar las competencias es el punto de partida para poner en marcha cursos de desarrollo y valorizar las potencialidades individuales.

Si el éxito empresarial no puede prescindir del factor humano, es oportuno que la empresa disponga de un sistema de evaluación eficaz capaz de diagnosticar las competencias individuales y conocer las reales capacidades de un colaborador, independientemente de la posición organizativa que ocupa. El enfoque adoptado por el BFCMap, el mapa de competencias desarrollado por Giunti O.S., toma en consideración los valores y la cultura empresarial como escenario de todo el proceso, para luego focalizarse sobre la persona y sobre los comportamientos que permiten cubrir con éxito una específica posición laboral. El proceso de mapeo y evaluación de las competencias permite:

  • identificar las dimensiones de éxito estratégicas para la empresa, a la luz de los cambios en acto en el mercado de referencia y en los ambientes donde las personas operan;
  • identificar los recursos que tienen las características adecuadas para sostener el éxito de la organización y determinar su el desarrollo futuro;
  • utilizar los resultados obtenidos para identificar cursos de crecimiento y desarrollo coherente con las necesidades identificadas en la evaluación.

El proceso de asesoramiento

El mapeo y la evaluación de las competencias se llevan a cabo en varias fases, establecidas en base en las necesidades y a las peculiaridades empresariales. La intervención HDU parte del desarrollo del modelo de competencias empresariales, construido ex novo o adaptado por un modelo preexistente, para llegar a la verificación de los resultados alcanzados.
La definición del job profile, que comprende las competencias y los indicadores conductuales más representativos de un específico rol profesional, puede ocurrir utilizando muchas metodologías elegidas en base a la especificidad del "job"; esta fase precede el proceso de evaluación, implementado con la plataforma computarizada del BFCMap, que garantiza funcionalidad y optimización del sistema de compilación y presentación de informes.

Los procesos de evaluación que pueden ser implementados por el BFCMap son:

  • evaluación top-down (el jefe directo expresa un juicio sobre su propio colaborador), que se puede integrar con la autoevaluación;
  • evaluación bottom-up (un grupo de colaboradores evalúa al propio jefe directo), que se puede integrar con la autoevaluación;
  • evaluación multi-source (la persona es evaluada por más fuentes como los compañeros de trabajo y el responsable), que se puede integrar con la autoevaluación;
  • feedback a 360° (evaluación global que integra la autoevaluación con las evaluaciones expresadas por diferentes fuentes).

La intervención además incluye las siguientes actividades de asesoramiento: formación y “sensibilización” a la intervención, un momento dirigido a los evaluadores y evaluados (en los casos de autoevaluación) conducido con tradicionales modalidades de aula o innovativas modalidades blended; gestión de la plataforma computarizada del BFCMap, desde el envío de los correos electrónico de inicio proceso a la generación de informes; identificación de las competencias predictivas del éxito, mediante específicos análisis psicométricos que permiten analizar y correlacionar los resultados de la evaluación obtenidos por las personas con sus resultados de busines; redacción de informes individuales y empresariales sobre el cual programar cursos de desarrollo personalizado, basados en las evidencias surgidas de la evaluación.