Desarrollo del potencial

En un contexto que requiere una creciente capacidad de generar valor, innovar e innovarse, los talentos son el recurso más importante en las manos de las organizaciones. Ser capaz de desarrollar las potencialidades de los recursos clave se convierte por lo tanto en el desafío principal para los profesionales RR.HH.

El mapeo y la evaluación del potencial de una empresa representan un momento fundamental de la gestión RR.HH. Sin embargo, esto es sólo el punto de partida para la planificación de intervenciones y planes de desarrollo personalizados, articulados y vinculados a modelos científicos, con el fin de garantizar un crecimiento de los recursos clave que proceda en línea con las características de la empresa de hoy y de mañana.

El proceso de asesoramiento

La intervención se avala de los development center, una metodología orientada al desarrollo de las potencialidades empresariales para garantizar la consolidación del grado de implicación, satisfacción y engagement de los recursos.

HDU propone development center al interno de cursos de crecimiento y formación que se caracterizan por estar vinculado a herramientas científicamente fundadas que, utilizadas en auto y heteroevaluación, representan para los participantes importantes oportunidades de reflexión y desarrollo.

La heteroevaluación permite detectar las características de las personas mediante la observación externa e integrada de los assessor. La autoevaluación permite en lugar de obtener una serie de informaciones sobre la persona que, no siendo recogidas en heteroevaluación, representan un valor agregado - la idea de sí, la representación de las propias características, la convicción de poseer determinadas capacidades. La autoevaluación permite al evaluado de reflexionar sobre sus fortalezas y debilidades y al evaluador de adoptar un punto de vista diferente.

En los development center, el assessor asume un rol de observador y facilitador: restituye una feedback inmediato y provee modelos y técnicas de referencia para aplicar la experiencia formativa a la propia actividad laboral. Con esta metodología, pues, la persona no adquiere solo mayor conciencia de sí sino que aprende e interioriza modelos, teorías y comportamientos para potenciar los puntos fuertes e intervenir en las áreas de mejoramiento surgidas El énfasis sobre el desarrollo se hace aún más marcado, y genera una mayor responsabilización del evaluado tanto en la preparación como en la implementación del plan de desarrollo.