Orientar las profesionalidades

A cada uno su parte

¿Cuántas personas han descubierto y encontrado su realización profesional sólo después de varios años de carrera gastada en roles diferentes? ¿Cuántas personas han alcanzado el éxito en una actividad diferente de aquella practicada por años? ¿Cuántas personas han finalmente coronado su objetivo profesional después de un largo camino de crecimiento, paso a paso? Las respuestas pueden ser tantas para los tres casos, pero son muchas más las personas que se encuentran desempeñando un trabajo discordante con sus aspiraciones, sus actitudes y sus talentos, a menudo con poca satisfacción para ambas partes.

Ningún viento es favorable para el marinero que no sabe dónde arribar.
L. A. Seneca

Si quien teoriza en el denominado "capital humano" el más importante recurso para una organización tuviera de veras razón, entonces al menos las organizaciones más estructuradas no deberían dispersar las competencias de las personas que allí trabajan, creando condiciones para una relación más satisfactoria entre persona y organización, basadas en las potencialidades, valores y necesidades de cada individuo. El resultado sería de veras significativo: aumento de confianza en sí mismos, mayor autonomía, incremento de la proactividad, desarrollo de las competencias, sentido del desafío, alta escrupulosidad, en resumen placer en desarrollar "bien" el propio trabajo.